salud_oralLa salud oral es muy importante para todos, pero más aun cuando el paciente padece de diabetes. Es de común conocimiento que las personas diabéticas se encuentran más propensas a padecer enfermedad periodontal. Estudios recientes demuestran una relación reciproca entre la diabetes y la enfermedad periodontal, o sea, que las personas infectadas con enfermedad periodontal también se les dificulta mantener un control apropiado del azúcar en la sangre. Los altos niveles de glucosa en los fluidos de la cavidad oral estimulan al crecimiento bacteriano que causa esta enfermedad.

 

Nos referimos a enfermedad periodontal cuando hablamos de una infección bacteriana que se produce en las encías donde estas se inflaman causando destrucción del tejido de las encías y del hueso que sujeta los dientes, causando que estos se aflojen. La diabetes puede contribuir a:

 

• Aumentar la cantidad de personas que padezcan de enfermedad periodontal debido a la inflamación por la presencia de microorganismos que causan la enfermedad.
• afectar negativamente las condiciones de las venas y arterias.
• debilitar la respuesta del sistema inmunológico provocando que las encías y los huesos sean más susceptibles a infecciones.

 

Cuando la presencia de bacterias es crónica y persistente se produce una inflamación de tipo leve y generalizada que puede tener efecto destructor en algunas células del organismo. Entre estas, las células beta de los islotes de Langerhans responsables de la producción de insulina en el páncreas. Estas células con la inflamación pueden producir una diabetes Tipo 2. Además, producen unas sustancias químicas en la sangre que pueden causar resistencia a la insulina resultando entonces, en un difícil control de la glucosa.

Encontramos que pacientes diabéticos con enfermedad periodontal pueden tener perdida de piezas dentales afectando adversamente la función masticatoria y, por ende, el mantenimiento de las metas nutricionales adecuadas para su condición.

 

La enfermedad periodontal causa los siguientes síntomas:
• Encías enrojecidas y/o inflamadas. Las encías sangrantes no están saludables, aunque solamente sangren al momento de cepillarse. Cualquier signo de sangrado es anormal y debe revisarse.
• Presencia de exhudado (secreción) purulento blanco o amarillo alrededor de las encías o cuello de los dientes.
• Dientes alargados y encías separadas del cuello del diente.

 

Es importante visitar su dentista para evaluación dental, más aun cuando la persona padece de diabetes. Enseguida que observamos inflamación periodontal desmesurada se recomienda remover el cálculo (sarro) visible para disminuir el proceso inflamatorio y aconsejar al paciente a tomar un control de la glucosa más estricto. Frecuentemente es necesario recetar antibióticos. Esto mejora el proceso de cicatrización ayudando a la recuperación. A veces es necesario efectuar más de una limpieza oral para asegurarse que se ha removido todo el cálculo subgingival presente. Cuando la enfermedad periodontal es muy severa, será necesaria una evaluación por parte de un dentista especialista de las encías o periodoncista para un tratamiento más agresivo.

 

Definitivamente el tratamiento dental debe formar parte integral del régimen del paciente diabético. En la clínica dental de NeoMed Center de Gurabo estamos para ayudarte. Aceptamos la mayoría de los planes médicos, la reforma de salud de otros Centros y no necesitan referidos. Pueden comunicarse al (787) 737-2311 ext. 223.

 

Por: Dra. Vivan Sánchez Sánchez, Dentista

© Copyright - NeoMed Center - Para información con NeoMed Center: (787) 737-2311